ARCO 2012

Always Franco. Eugenio Merino
Durante los días 15 y 19 de febrero se está celebrando la Feria Internacional de Arte Contemporáneo, ARCO Madrid en los pabellones 8 y 10 de IFEMA. Reúne una importante selección de obras pictóricas, escultóricas, fotográficas, de vídeo e instalaciones, desde alguna pieza histórica hasta las últimas producciones del mercado del arte, desde Picasso hasta Ai Weiwei o Damien Hirst. El visitante se encuentra con pocos nombres de la vanguardia artística, la mayoría pequeñas obras. En cambio resultan interesantes las realizadas recientemente o en los años más cercanos. Ejemplos asequibles al coleccionismo privado español e internacional que se da cita estos días en la capital.
La feria ha vuelto a remontar desde la crisis manifestada el año pasado para convertirse en una muestra sobria y austera con pretensión de calidad y rentabilidad económica. Las galerías han traído bastantes obras para la venta, donde se combina por igual, la pintura, la fotografía y la escultura, inclinada hacia los artistas españoles y portugueses. Algunos los podemos ver repetidos en diferentes espacios, como los fotógrafos García Alix y Robert Mapplethorpe, incluso con copias similares. Lo mismo sucede con pintores como Luis Gordillo y el recientemente fallecido, Antoni Tapies, al que la feria dedica un espacio para el recuerdo.
El visitante ha podido encontrarse con un número grande de piezas con un trasfondo político, mucho más que en otras ediciones. Aluden a la crisis económica y política europea y mundial, especialmente en algunos lugares de África, que ha hecho salir a la calle a la población pidiendo cambios que intensifiquen una democracia condicionada por el capitalismo, o simplemente que esta exista, frente a la dictadura. Expresan, igualmente, como sucede en el caso de España, una cierta crítica y reflexión por el triunfo electoral de la derecha política, y lo que tiene ésta, de neofranquismo, de vuelta a unos valores autoritarios y conservadores, que se sirven según la necesidad del momento como si estuvieran guardados en una máquina de refrescos.
La feria se organiza en diferentes espacios: el Programa General, Opening, Focus Países Bajos, Solo Projets, Focus Latinoamérica, y Solo objets. Las dos primeras, repartidas por los dos pabellones, y las últimas concentradas en cada uno de ellos. Se mezclan así, obras de artistas consagrados con piezas más recientes. El conjunto se completa con los espacios dedicados a las publicaciones, fundaciones y entidades privadas relacionadas con el mercado artístico, así como con las actividades paralelas que se han llevado a cabo. Este año ha tenido la novedad de extender la feria por el centro de la capital, el llamado AfterArco que incluían  actividades musicales en una conocida discoteca madrileña. Si bien se quiere popularizar la feria, que recobre la vida como una vez tuvo, participando intensamente en las redes sociales, los precios cada vez más elevados para el público en general se lo impedirán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada