SOBRE LA GUERRA DE BOSNIA

Tras el desmembramiento de la antigua Yugoeslavia, se produjo la guerra de Bosnia (1992-1995), que enfrentó a las diferentes étnias que la poblaban, principalmente, los musulmanes y los serbios, que emprendieron una limpieza étnica contra los primeros, cuya violencia la comunidad internacional no supo parar a tiempo. En este conflicto se sitúan los hechos de la película, EN TIERRA DE SANGRE Y MIEL, escrita y dirigida por la actriz, Angelina Jolie. 
El resultado de esta opera prima es sólido, donde el espectador puede experimentar en toda su crudeza la tragedia del asedio de Sarajevo, los crímenes contra la humanidad que cometieron los serbios contra los musulmanes con los cuales habían compartido la vida diaria hasta el momento. Entre ellos causan auténtica repulsa las ejecuciones arbitrarias y sistemáticas, los bombardeos indiscriminados, el desplazamientos de poblaciones enteras, en que emularon a los nazis.
Entre los crímenes de guerra en los que la directora pone especial incapié, aparecen los cometidos contra las mujeres, relativos a la violencia sexual. El argumento de la película por tanto gira entorno a la sangre derramada por este conflicto, así como a la miel, al amor que experimentan un capitan serbio y una mujer musulmana, una situación anómala entre tanto odio étnico entre las dos comunidades. Una rivalidad que al final se impondrá de manera trágica frente a cualquier sentimiento de afecto. Una metáfora desoladora de la imposibilidad de la reconciliación. Los dos protagonistas, especialmente, el militar serbio critica la violencia irracional contra sus vecinos, pero no logran superar, por el amor entre ellos las circunstancias que están viviendo, más bien sucumben, uno porque es el verdugo y la otra porque es la víctima. 
La directora acierta con el objetivo de dar a la película una forma artística. Por una parte, en la  protagonista musulmana, la actriz, Zana Marjanovic, que hace el papel de pintora, cuya actividad artística se convierte en hilo conductor de la narración, en la circunstancia que le hace ser una mujer especial entre otras tantas que son violadas. También, utilizará pinturas para complementar las imágenes de la película. El arte de retrato se convierte así en otro elemento esencial. 
Por otra parte, hay una pretensión artística, en  el estilo cuidado de los planos, que captan de manera precisa y natural, la belleza, a veces dramática de los personajes, sobre todo en lo que se refiere al tratamiento del cuerpo femenino. Esto se complementa con una selección acertada de los escenarios naturales, de los espacios interiores donde se desarrolla la acción. Si había dudas que una estrella de Hollywood, lograse tratar de manera adecuada un conflicto tan dramático, las expectativas no se han cumplido con satisfacción por el brillante resultado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada