LAS TORRES DE BABEL

La exposición TORRES Y RASCACIELOS DE BABEL A DUBÁI,  en el Caixa Forum Madrid, muestra de manera sencilla cuadros, maquetas y fotografías de la evolución de las construcciones en altura a lo largo de la Historia que arranca desde el mito de la Torre de Babel bíblica. Una pretensión que refiere el progreso técnico; la vanidad; el poder político y religioso del ser humano. Una evolución que se distribuye en la exposición en siete apartados: El mito de la Torre de Babel; La construcción hacia el cielo: Catedrales, Torres y Minaretes; La Torre Eiffel; La primavera de los rascacielos. 1885-1919; Triunfo de la escena norteamericana; La proyección del modelo norteamericano. 1939-1973, y La difusión planetaria de los rascacielos, 1973-2013.
Sobresalen los cuatro últimos apartados desde la construcción del primer rascacielos en Chicago en 1885, diseñado por William Le Baron Jenney favorecido por tres innovaciones imprescindibles: la difusión de la electricidad, la invención del ascensor y la utilización de viguetas metálicas. Este edificio se convertiría en símbolo del poder financiero y de la modernidad, compitiendo los arquitectos a partir de ese momento para hacerlos más altos y bellos formalmente. La ciudad de Nueva York tendría, de esta manera los ejemplos más famosos: el Flatiron (1902), la torre de la Metropolitan Life Insurance (1909), el complejo del Rockefeller Center (1929), el edificio Chrysler (1930)  hasta llegar al Empire State (1931) de  381 metros, el más alto.
Después de la guerra mundial el modelo norteamericano se extendería por todo el mundo dentro del llamado estilo internacional hasta la década de 1980. Se construirían edificios tan significativos como el Seagram (1954-1958), las Torres Gemelas del World Trade Center en Nueva York (1966-1973) o la Torre Sears de Chicago (1970-1974). A partir de esa fecha, los rascacielos bajo los patrones de la posmodernidad y de los avances tecnológicos, tendrán un especial esplendor hasta nuestros días en el Lejano y el Próximo Oriente, según se desplazan los centros económicos hasta esta parte del planeta. Así, en  el año 2009 se terminó la Burj Khalifa en Dubái, el rascacielos más alto hasta el momento con 828 metros. Un punto final significativo para la exposición, que se inició con el mito bíblico de la Torre de Babel que nació en oriente y termina con una construcción, la más portentosa hoy,  en el mismo lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada