CULTURA GITANA

Maternidad, 2011, Isabel Muñoz
El Centro Cultural Conde Duque de Madrid organiza la exposición VIDAS GITANAS.LUNGO DROM en la que se cuenta la historia del pueblo gitano español y su influencia en la cultura española en general. El subtítulo de la misma escrito en lengua romaní significa largo camino, el que tuvo que hacer el pueblo gitano, en una migración histórica, desde el noroeste de la India, hace mil años hasta su llegada a España después de expandirse por Europa. La primera referencia documental conocida en nuestro país es un salvoconducto expedido en 1425 por el rey Alfonso V de Aragón de un grupo de personas que se hacen pasar por peregrinos. A partir de este momento, sus costumbres nómadas, diferentes a las establecidas respecto al resto de los nativos, les hará padecer una serie de leyes represivas desde la primera pragmática antigitana de los Reyes Católicos, hasta la Ley de Vagos y Maleantes y el Reglamento de la Guardia Civil durante el franquismo. En 1978 fueron derogadas aquellas disposiciones específicas en contra.
El término gitano proviene de la denominación egipciano, originario, como se creía en épocas pasadas, de aquella región del norte de África. Estuvieron a punto de ser expulsados del territorio, como se hizo con los judíos y musulmanes. El rey Fernando VI en 1749 autorizó la Gran Redada o Prisión General de Gitanos con objeto de privarlos de libertad. Así padecieron un periplo histórico en el que han sufrido la opresión, los más crueles castigos y los prejuicios sobre su carácter y costumbres. Desde el nomadismo pasaron progresivamente a su asentamiento, dedicándose sólo a determinados oficios relacionados con la compraventa, el baile y la música y la herrería. A principios del siglo XX, destaca la actividad como tratantes de ganado. La progresiva industrialización y urbanización de España les hace situarse en los arrabales  de las ciudades, en los lugares más pobres y marginados de las mismas.
Sin embargo poseyeron una relevante pujanza cultural y la exposición recoge su influencia en el patrimonio común de la propia nación, reflejadas en la música clásica y en la literatura. Contribuyeron a crear un mito romántico, sobre nuestro territorio, y una música y un baile singular como es el flamenco. Numerosos documentos de todo tipo, especialmente, la fotografía, dan cuenta de las aportaciones y los rasgos, de la vida del pueblo gitano hasta la actualidad. Un capítulo especial es la relación entre lo gitano y el cine durante los años cincuenta, sesenta y setenta del siglo XX, para crear otro mito, en este caso publicitario, del franquismo, de España es diferente. Los gitanos al contrario de otros pueblos, no tuvieron una religión propia. Destacan por las devociones tradicionales al catolicismo, del que ya hay un santo, y a la vertiente evangelista sobre todo en la actualidad. El pueblo gitano ha llegado a organizarse a nivel internacional para defender las costumbres, creando una bandera. En España existe el Instituto de Cultura Gitana, pero no se habla la lengua romaní como en otras partes de Europa. Los gitanos se van incorporando poco a poco a la educación en todos los niveles y adaptándose a los profundos cambios sociales a comienzos del siglo XXI sin olvidar sus señas de identidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada