ARCO 2013


ARCO  2013
Los días 15, 16 y 17 de febrero el público en general puede visitar la Feria Internacional de Arte Contemporáneo en los pabellones 8 y 10 de IFEMA. Supone como todos los años un acontecimiento cultural relevante para los interesados en el Arte ya que reúne un conjunto significativo de obras de todo tipo, desde las vanguardias históricas hasta lo último de comienzos del siglo XXI. En los propios espacios para las distintas galerías nacionales y extranjeras se realizan obras ex profeso para las mismas y existen actividades culturales paralelas a la propia feria en los pabellones. Por otra parte, es un mercado de arte contemporáneo, sometido a las mismas leyes que otros productos comerciales. Si las circunstancias económicas de España no son buenas se ha reflejado en la feria. Las galerías han ofertado pequeñas obras principalmente asequibles a los bolsillos de la clientela nacional e internacional interesada, unido a la subida del IVA que repercute en el número de transacciones. Sin embargo sigue siendo una buena oportunidad de inversión con gusto de coleccionar, mejor que la evasión fiscal o a paraísos fuera de nuestras fronteras sin apenas tributación. Los grandes nombres de la vanguardia histórica han desparecido. Quedan algunos ejemplos de Picasso, Miró y Dalí, lo mismo que el arte despúes de la Segunda Guerra Mundial. Apenas se ven obras de Saura, aunque todavía bastantes de Antoni Tápies. Estos ejemplos referidos a nuestro país porque los de fuera son limitados. 
La feria muestra un conjunto mayoritario de galerías dentro del Programa general; luego una oferta  más reducida en las secciones, Opening, Solo Projects y Focus, este año dedicada a Turquía, que pueden resultar igualmente interesantes. Ha surgido una nueva dedicada al coleccionismo más económico, llamada ARCO collect online. A diferencia de ediciones pasadas, fruto de la crisis financiera de las administraciones públicas, ha desaparecido cualquier espacio dedicado a ellas, donde se mostraban sus iniciativas artísticas, las adquisiciones a lo largo del tiempo, de la misma manera que otras entidades privadas, también azotadas por la fuerte crisis financiera. Apenas quedan los espacios de revistas y periódicos y alguna gran empresa de telecomunicaciones con sólida apuesta cultural. Sin embargo, sin mucha publicidad parece ser que siguen las compras, menores en su cuantía.
La feria ha ganado en profesionalidad y ha perdido un tanto de su fama entre el público, debido a las circunstancias económicas y a la competencia de otras ferias nacionales que se desarrollan en las mismas fechas. Tiene una vitalidad de fondo que creo que no perderá nunca asociada al producto que comercializa, el Arte Contemporáneo. Este año se ha podido comprobar el equilibrio entre los distintos géneros artísticos. Vuelve la pintura en detrimento de la fotografía y las videoinstalaciones. La escultura brilla como protagonista, dentro de las galerías como en los pasillos, entre los pabellones, donde se puede caminar con más espacio, lo que resulta positivo. Algunas galerías ofertan piezas según las exposiciones que hay en Madrid en este momento, de la pintora cubista, María Blanchard, o de la abstracción geométrica, en el Museo Nacional Reina Sofía. La realidad social y política española es difícil con casos continuos de corrupción y protestas en la calle por los recortes sociales y de derechos. De esta manera algunas intervenciones artísticas responden a esta situación política como la famosa escultura de un encapuchado sentado en la pared de una galería o aquella frase que aparece escrita en otra en la que los visitantes pueden leer: YA BASTA HIJOS DE PUTA, con una serie de ladrillos en la parte inferior, aludiendo a la indignación producida por el problema de la burbuja inmobiliaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada