EL MAKING OF DE LA PELÍCULA PSICOSIS

Para aquellos que les guste el cine podrán disfrutar al ver la película, HITCHCOCK dirigida por el realizador Sacha Gervasi, cuya historia se basa en el libro Alfred Hitchcok and the making of Psycho, es decir lo que se llama cine dentro del cine. Como se puede esperar aborda la personalidad de este gran maestro cuando se propone dirigir Psicosis, una de sus obras maestras. Después de haber estrenado un gran éxito como es Con la muerte en los talones y en el cenit de su carrera, decide hacer un proyecto más personal. Para ello se inspira en el caso de un asesino en serie de la época que por sus traumas infantiles protagonizó una serie de asesinatos de mujeres especialmente violentos. Un asunto real que no agradaba a los grandes estudios para los que trabajaba que no veían la temática suficientemente atractiva para el público en general. De esta manera decidió embarcarse en la nueva película asumiendo casi toda la responsabilidad de  la producción.
En la realización de esta nueva obra maestra el espectador puede descubrir la importancia que tuvo su mujer, Alma Reville. Aportaciones que están en el guión, la dirección, la selección de los actores e incluso el montaje final. Interpretada en la película por la actriz, Helen Mirren, demuestra que sin ella, y los dos trabajando por separado, habrían pasado desapercibidos. Ella colaboró en el trabajo del cineasta y a la vez le cuidó con todas sus obsesiones personales, hacia las actrices rubias, hacia la comida y la bebida, que casi le impiden terminar el objetivo de llevar a cabo el proyecto de Psicosis, pues la atractiva actriz, Janet Leigh adoraba a su marido y éste a su vez a ella, lo que le provocó auténticos celos, sentirse infravalorada.
Al final terminan el desafío de la nueva película. Una obra cinematográfica en donde la protagonista muere a la media hora mientras se está duchando en un motel perdido de carretera. Le mata salvajemente el joven dueño que ataca a las mujeres, y que el público descubre con pavor que lo hace vestido a su manera, como su madre muerta que tiene sin enterrar en la casa decimonónica próxima al establecimiento. En el argumento se juntan terror, violencia con un componente sexual, que difícilmente pasó la censura de aquella época, a comienzos de los sesenta, si no es por la habilidad técnica y la persuasión intelectual del director Alfred Hitchcock, que en un alarde de montaje fílmico eludió al máximo el desnudo de la mujer solitaria siendo atacada tras las cortinas del baño, sin perder fuerza e interés para el público. Todo un triunfo de su genio creador que una vez más le llevaría a mantener la fama hasta nuestros días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada