INICIACIÓN A LA VIDA ADULTA

El escritor, guionista y director, Stephen Chbosky, lleva al cine su primera novela, LAS VENTAJAS DE SER UN MARGINADO (The Perks of Being a Wallflower), manteniendo el mismo título. Fue publicada en 1999 y ha tenido un gran éxito de ventas, llegándose a enseñar en institutos y universidades norteamericanas. La película presenta gran interés pues muestra una serie de problemas que afectan a los jóvenes en la actualidad en la progresiva evolución hacia la vida adulta. Permanecerá sin duda, cuando se comercialice, como referente para la educación en valores en la enseñanza secundaria. La película está ambientada en la década de los noventa pero las circunstancias que afrontan los protagonistas son hasta cierto punto muy actuales.
La película se desarrolla en el primer año de instituto de Charlie, bastante dotado intelectualmente pero torpe para hacer amigos, circunstancia causada por las crisis que le produjo la relación con su tía muerta en un accidente, que al final se descubre que abusó de él. La entrada en el instituto parecía que iba a ser un fracaso cuando conoce a dos hermanastros de último año que le introducen en su círculo de amigos, Sam y Patrick, también buenos estudiantes vinculados a las actividades artísticas, al teatro. El fracaso se convierte para él en un auténtico triunfo con las amarguras de los desengaños y los descubrimientos. Conocerá el amor en la persona de Sam; el deseo y la primera experiencia sexual con su amiga, Mary Elizabeth; la vertiente homosexual del mismo en Patrick, y la inolvidable amistad con todos ellos. Por otra parte, su profesor de literatura avanzada, el Sr. Anderson, le despertará la vocación literaria, el sueño de convertirse en escritor. En este sentido, si la novela se estructura en forma de cartas, la película mantiene de fondo la misma, en el que Charlie aborda la evolución de su vida, cómo afronta él los distintos problemas o retos que van apareciendo según se va relacionando con los compañeros del instituto, en clase o en las fiestas.
Los tres actores protagonistas destacan por una buena interpretación, reforzada por la fotogenia y la veraz transmisión de las emociones. Tanto Logan Lerman como Charlie, Ezra Miller en el papel de Patrick, y Emma Watson como Sam, muestran una sólida experiencia interpretativa, especialmente ésta última, antigua compañera de Harry Potter. La música es otro de los hilos conductores de la narración. Todos son aficionados a la música y comparten los gustos musicales: The Smiths, Crowded House, David Bowie, etcétera, suenan de fondo de las escenas y los créditos del final. Por tanto una película cuidada en diferentes aspectos, que engancha al espectador sobre los problemas que se enfrentan los adolescentes y los jóvenes en el trayecto vital de un curso, el amor, la amistad, el sexo, la distancia generacional y la incomunicación con los padres, el alcohol y las drogas, unos hacia la universidad, otros para seguir estudiando, hacia la madurez individual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada