LA PINTURA HIPERREALISTA

Sin título (4 VWs), 1971, Don Eddy
El Museo Thyssen de Madrid organiza la exposición, HIPERREALISMO 1967-2012 en la que muestra más de sesenta obras pertenecientes a este estilo de pintura que nació en Estados Unidos a finales de la década de los sesenta. Un estilo que se origina del empleo de la cámara fotográfica por parte de los pintores para trasladar al lienzo la imagen originada por la máquina. De hecho fue bautizado por Louis K. Meisel con el nombre de fotorrealismo (photorealism). Tuvo su consagración en la Documenta 5 de Kassel en 1972, y tras ella continúa hasta la actualidad ampliando la técnica y los motivos pictóricos. Se ha dicho que este movimiento presenta elementos heredados del arte pop. El visitante los puede descubrir facilmente por el interés de los pintores por los bienes cotidianos de la vida moderna y los edificios más llamativos, kitsch insertos en la misma, influidos por el lenguaje publicitario, que atiende más a la imagen estereotipada, que a reflejar las cosas mismas. 
 La exposición se organiza en cuatro apartados: Bodegones; En la carretera; Ciudades; y Cuerpos. El tercero, el mayor, ocupa dos salas, que captan la vida cotidiana de las ciudades. Sus gentes a la salida del metro, dentro de las cabinas telefónicas, cruzando la calle. Muchas son vistas generales de amplios espacios urbanos, cruces de calles o puentes famosos. La mayoría son ciudades contemporáneas, pero alguna se localiza en París o Venecia, recordando las pinturas de Canaletto.
Hora punta, 2009, Don Jacot
Frente al paisaje panorámico, este estilo se centra en los detalles de los objetos o en los objetos mismos que se agigantan. Si hay un apartado en el que las pinturas con su nitidez producen una auténtica ilusión fotográfica, es cuando captan vehículos o partes de los mismos. Los reflejos de la luz en los tubos de escape o los parachoques de los coches o las motos, descubren la importancia que tiene la fotografía para nuestra percepción de la realidad objetiva, en la que aquella se convierte en modelo, no la simple visión humana de artista frente a esta misma realidad. Los procedimientos de esta pintura también se pueden aplicar al cuerpo humano. Así, la exposición termina con un apartado dedicado al mismo, desnudo o vestido, anónimo o identificado personalmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada