HISTORIA DE LA PINTURA Y LA FOTOGRAFÍA

El Laoconte, James Anderson,1855-65/Hombre con tatuaje II, R. Learoyd, 2011
El CaixaForum de Madrid organiza la exposición SEDUCIDOS POR EL ARTE. Pasado y presente de la Fotografía en la que se responde a la pregunta de la relación existente entre la historia de la pintura, las primeras fotografías y la obra de los fotógrafos actuales más innovadores. Reune unas 130 obras basicamente fotografías y pinturas, aunque también, dibujos, grabados, videoinstalaciones y esculturas. Desde la invención de la fotografía en la primera mitad del siglo XIX, los pintores se sintieron atraidos por el nuevo medio, y este a su vez, mostró admiración por los grandes maestros de la pintura y los suyos contemporáneos, donde encontraron, los temas, los personajes, y referencias visuales, que asumieron como propios y ayudaron a configurar un lenguaje original.
La exposición se organiza en diferentes espacios según los géneros tradicionales: La puesta en escena; los temas religiosos; La guerra; El retrato; El cuerpo; El paisaje, y Las naturalezas muertas. En ellos los grandes maestros del Renacimiento, del Barroco, y del siglo XIX, que se muestran como Turner, Gainsborough, Delacroix, Ingres, Fantin Latour, dialogan con artistas contemporáneos de la categoría de Thomas Struth, Craige Horsfield, Richard Learoyd, Rineke Dijkstra, Martin Parr, Pierre Gonnord, José Manuel Ballester, entre otros, donde está presente la deuda con los fotógrafos pioneros como, Julia Margaret Cameron, David Octavius Hill, Roger Fenton, David Octavius Hill, Robert Adamson, y Gustave Rejlander.
M. Broadhead, Mantenlos dulces, 2010/Simon Vouet, La riqueza
Constituyen un diálogo fructífero por el cual estos primeros fotógrafos se dejaron seducir por la pintura y trataron de igualar su efecto en el espectador, captando paisajes, figuras humanas de todas las edades, el desnudo masculino y femenino, ahora sin el aspecto tan idealizado del academicismo, con mucho éxito entre la clientela, las naturalezas muertas y sobre todo el retrato, género que estimularía, más si cabe que los demás la proliferación de la imagen fotográfica. Ésta se pondría al servicio del arte para que el pintor tuviese de manera constante la referencia precisa de un modelo, una escena urbana o rural, un desnudo o un conjunto de objetos, sin estar ellos enfrente. Ayuda a preservar y difundir el gran arte clásico. También resulta una inspiración mutua que abre nuevas perspectivas y cierra otras en cada uno de los ámbitos. Igualmente revitaliza y estimula la fotografía contemporánea que evoca la seducción de las obras decimonónicas o barrocas, de la pintura romántica de Delacroix o la obra genial de Goya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada