RETRATO DE UN CRIMINAL NAZI

La directora argentina Lucía Puenzo dirige y escribe la película EL MÉDICO ALEMÁN. WAKOLDA, basándose en una novela suya. Se ambienta en los años sesenta, la época en la que los servicios secretos israelíes apresaron al dirigente nazi, Eichman para juzgarlo, y perseguían a otro más famoso por sus experimentos criminales con judíos en los campos de exterminio, Josef Mengele. Éste nunca fue encontrado ni detenido, aunque parece que su pista desapareció en Sudamérica y tal vez murió en Brasil a mediados de los años setenta. La película cuenta un supuesto capítulo en su huida constante. Comienza cuando un médico, que se hace llamar Helman, se dirige a Bariloche. Allí hay una importante colonia alemana desde los años treinta, un importante reducto nazi, compuesto por un colegio y un hospital, situados en un paisaje idílico, que recuerda las montañas centroeuropeas.
En el viaje entabla amistad con una familia que se dirige al mismo lugar de la Patagonia, especialmente con su hija de doce años, una de las protagonistas, pues el relato está contado en cierto modo desde su perspectiva a modo de flash back. La madre se educó en el colegio alemán y habla el idioma. El médico, que dice ser también veterinario, descubre que la niña sufre un retraso en el crecimiento y en el desarrollo corporal. Nació de forma prematura y siempre fue enfermiza. Igualmente, la madre está embarazada de gemelos. La familia pretende abrir la antigua hospedería de sus antepasados. El criminal nazi que busca refugio sin llamar la atención incluso en la solitaria región, les adelanta dinero para su apertura y establecer allí su residencia. Lo mismo para impulsar la actividad artesanal del padre, el diseño y reparación de muñecas. El subtítulo de la película se debe al nombre de una muñeca, la preferida de la protagonista.
Sin embargo, Helman, el médico solitario, pues el nombre de Mengele no se nombra en toda la película, no puede estar ni un momento sin practicar sus investigaciones. De hecho en el pueblo le tienen preparado un laboratorio. A la joven protagonista, Lilith, le prescribe, a espaldas del padre un tratamiento hormonal para impulsar el desarrollo corporal, que le provocará una alergia y fiebre. A la madre, le proporcionará vitaminas para llevar a buen fin el embarazo. Cuando el padre descubre lo que está haciendo con su hija le obliga a marcharse, pero las circunstancias se precipitan. La madre tiene un parto prematuro y Mengele decide ayudarlos para salvarles la vida, mientras sigue con sus perversas investigaciones. Es el momento en el que los medios de comunicación argentinos anuncian el apresamiento de Eichman y los israelíes que la caza continúa. El grupo nazi de Bariloche decide entonces sacar del país al médico con una nueva identidad. En él se había infiltrado una agente hebrea que se hacía pasar por fotógrafa que había comunicado su paradero.
Sobresale en la película la forma alusiva, no directa, que tiene la directora de contar la historia, donde el transfondo real del pensamiento nazi de Mengele y los hechos fundamentales del relato los descubre el espectador a través de pequeños detalles, de breves palabras y de cortos diálogos, como el escaso equipaje que porta compuesto por una maletín de médico, una pistola y una navaja automática con un emblema nacionalsocialista grabado. A través sobre todo de su diario donde dibuja y anota los datos de las investigaciones de las que forman parte los miembros de la familia que le acoge. 
El contraste entre la personalidad del genocida y la de la niña, delimita la propia perspectiva, el tratamiento de la película. Queda claro, por tanto, la obsesión del médico, por la pureza racial en la búsqueda de la perfección biológica o física para lograr una especie de superhombre, en el que confunde, por la ideología criminal, la condición humana con la animal. Brilla en el relato la metáfora de la muñeca que alude a esta pretensión, a la manipulación en serie de los cuerpos en los campos de exterminio, a la tranformación física de la protagonista para convertirse en una mujer adolescente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada