ENCUENTRO CON JOHN LENNON

España a mediados de la década de los sesenta, donde está ambientada la película, vivía con los ojos cerrados por el autoritarismo de la dictadura franquista y la tutela que ejercía sobre el pueblo. Por una parte, pervivían los recuerdos y rencores de la Guerra Civil, por otro, se experimentaba una progresiva necesidad de cambio, de mayor libertad, sobre todo en las generaciones más jóvenes, fruto de las influencias que llegaban de fuera. Los turistas extranjeros poblaban cada vez más nuestras costas; las multinacionales se establecían en el país, y el desierto de Almería, se convertía en un gran plató cinematográfico. Así, no es de estrañar, que un profesor joven de inglés, en un colegio de curas de Albacete, enseñara la lengua extranjera a partir de las canciones de los Beatles, conjunto musical del que era fan. Sin embargo, esas canciones que escuchaba a partir de los discos o en la radio, no las entendía del todo bien. Por esta razón, se propuso visitar a John Lennon que participaba en el rodaje de la película, Cómo gané la guerra, de Richard Lester.
La película, VIVIR ES FÁCIL CON LOS OJOS CERRADOS, escrita y dirigida por David Trueba, se basa en este hecho real, en las peripecias del viaje y en la forma que tuvo para lograr hablar, aunque fuera por un corto periodo de tiempo con su gran ídolo. En el trayecto hacia el sur entabla amistad con dos jóvenes con problemas, una chica embarazada que huye de una casa de acogida, y un chico que se había escapado por diferencias con su padre policía. El conjunto es un retrato de un país atrasado social y económicamente, una dictadura que abarca desde la política, hasta las costumbres diarias de las gentes, muchas de ellas sin estudios y viviendo en la pobreza. En él se enfrenta la España oficial, la de la televisión en blanco y negro y del ordeno y mando, con la de los ciudadanos que aspiran a parecerse a otros europeos, especialmente jóvenes que se divierten con la música moderna y practican la libertad de costumbres.
El resultado es una emotiva película en la que se junta el drama y la comedia, convertida en una road movie, en la que destaca la autentícidad y agudeza de los diálogos, de unos personajes muy reales y bien interpretados por los actores seleccionados, Francesc Colomer como Juanjo, Natalia de Molina como Belén, y sobre todo, Javier Cámara como Antonio, el profesor progresista de inglés en uno de sus mejores actuaciones. Llegan a los sentimientos del espectador por la gran sencillez y calidez, así como por el tratamiento formal de las imágenes, que expresan un pasado por fortuna desaparecido, pero del que se añora la experiencia vital irrepetible.
Al final, Antonio consigue estar un rato en la caravana de John Lennon, que le invita a consumir té y marihuana. Además consigue que le corriga las canciones de los Beatles que él había transcrito a oído y le graba, en un magnetófono una canción que hoy es uno de sus grandes éxitos y que compuso en ese momento, Strawberry Fields Forever, en la que habla de sus recuerdos de la infancia. Unos recuerdos que son también de los personajes, tal vez del propio guionista de la película y de los espectadores que añoran un pasado intimo. Por otra parte, el profesor logró el propósito de que todos los discos de los Beatles a partir de ese año incluyeran las letras de las canciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada