LOS PROBLEMAS DE JASMINE

Woody Allen escribe y dirige, BLUE JASMINE, centrada en la historia de una mujer de la alta sociedad, que ve como su vida cambia radicalmente cuando el marido acaba en la cárcel y se suicida por estafa financiera. Tiene que dejar la lujosa vida de Nueva York y trasladarse a San Francisco para vivir con la hermana en un pequeño apartamento mientras encuentra trabajo. Llega a la ciudad de la costa oeste sin asimilar las nuevas circunstancias. Ella llevaba en su genes la condición de ser una persona selecta, una flor singular, destinada a disfrutar de las mejores joyas y de lujosas viviendas. Ahora tiene que beber y tomar antidepresivos para poder afrontar los problemas que tiene.
Jasmine, en una intensa interpretación de la actriz, Cate Blanchett, vive una tragicomedia que la película expone mostrando en forma de flash back, los antecedentes de la situación que provocan las desdichas continuas en la nueva ciudad. Influye de tal modo en la hermana de condición modesta, ahora divorciada con dos hijos, que causan una crisis entre ella y su futura pareja al criticar lo inadecuado de su condición. Ya le había perjudicado al favorecer la ruina del antiguo marido. Ella apenas puede salir adelante. Se muestra dubitativa ante cualquier decisión por la falta de formación individual para poder valerse por sí misma. Sin embargo, si el pasado le sirve para tratar a hombres de elevada condición social, le produce un lastre porque tiene que ocultarlo con mentiras que le impiden acceder de nuevo a ella.
Woody Allen juega con los contrastes de niveles sociales, entre la clase alta y la obrera; con la posibilidad de descenso o ascenso, que resulta verdaderamente difícil; con la asociación de la condición humana a un determinado estatus material, cuando ello depende que tengas éxito en los negocios, un buen trabajo o te toque la lotería. También, el director, más que en el argumento de una persona que ha venido a menos por las estafas del marido y las infidelidades, se ocupa de la vivencia emocional de una mujer que al final se ha enfrentado y ha roto con un mundo que creía propio, el de la flor única, ahora marchitada. Apuesta, en definitiva, por la idea que el nivel de felicidad es la meta a la que se debe aspirar, independiente de las condiciones de riqueza con ella asociadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada