EL FIN DEL NAZISMO

La película LORE, dirigida y escrita por la realizadora australiana, Cate Shortland se ambienta en la Alemania de 1945 cuando las tropas aliadas ocupan el territorio y se basa en la novela, The Dark Room, de Rachel Seiffert. Por aquel tiempo, el suicidio de Hitler en el búnker de Berlin en la primavera de ese año pone fin al Tercer Reich y a la Segunda Guerra Mundial. Tras este hecho se produce un caos en el territorio ocupado y se impone el toque de queda para controlar el orden y detener a los responsables del régimen criminal. Uno de ellos, un oficial de las SS, es el padre de Lore, que traslada a la familia al campo para ponerla a salvo. Antes, destruye cualquier documento comprometedor de la represión contra los judíos y acopia todos los objetos de valor para poder subsistir.
El argumento da entender que tanto el padre como la madre son detenidos por ser prominentes nazis. Queda Lore, la hija mayor, como responsable de sus cuatro hermanos, entre ellos un bebé, para iniciar un penoso viaje hacia Hamburgo donde vive la abuela. Hasta llegar allí conocerá, por una parte, las consecuencias de la guerra en la población. Destrucción de pueblos, empobrecimiento y hambre, asesinatos y abusos sexuales de las mujeres, que son violadas sistemáticamente como botín de guerra. Tomará conciencia, por otra parte, del grado de criminalidad que tenían las ideas nazis y que había hecho suyas. La contradicción entre la forma de vida acomodada que llevaba ella y su familia, y el ensañamiento y la violencia racista contra otros seres humanos.


La directora cuenta este periplo dramático con un estilo intimista e indirecto, donde el espectador debe descubrir las claves esenciales del relato, el proceso psicológico que vive la protagonista, a través de primeros planos y planos detalle, combinados con grandes planos generales del paisaje, a los que dota de gran sensibilidad. Un proceso desgarrador en el que descubre que el padre tiene responsabilidades en el genocidio judío según las fotografías que pegan los soldados norteamericanos en las paredes para que la población conozca la verdad.
Un pasado y una ideología que tiene que olvidar y enterrar cuando oculta su retrato bajo la tierra, y se hace ayudar por un joven judío, que se hace llamar Thomas, ante las dificultades de todo tipo del viaje. Aprenderá a repetarle y a comprender la igualdad entre los seres humanos, sobre todo enfrentados a condiciones extremas de supervivencia, en la que unos son desposeidos por otros de lo más elemental que les hace parecer superiores cuando no lo son en realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada