CIENCIA Y RELIGIÓN EN LA EDAD MEDIA

Tras la caída del Imperio Romano el legado cultural de la antigüedad clásica prácticamente desapareció en Occidente. La tradición filosófíca y los avances científicos y técnicos fueron conservados en Oriente. La civilización islámica que se extendió desde Asía hasta la Península Ibérica, hizo uso hasta cierto punto de los mismos. La película alemana, EL MÉDICO ( The Physician ) dirigida por Philipp Stölzl, y basada en la famosa novela de Noah Gordon, cuenta la historia de un niño que ve cómo queda huérfano en un aldea perdida de Inglaterra en el siglo XI al morir su madre de apendicitis, una enfermedad que por aquella época no tenía cura, y se propone encontrar la forma de solucionarlo. 


Primero entrará al servicio como criado de un barbero, una especie de curandero, que lo mismo resolvía una herida, que sacaba una muela en esa época. Luego al enterarse por los judíos que residen en las ciudades británicas y que practican con mayor conocimiento la medicina, que dichos saberes se podían aprender en Oriente, especialmente en la ciudad de Isfahán, en Persia, y eran enseñados por el gran sabio, Ibn Sina, decide marchar hacia allí. El viaje le va a resultar largo y accidentado, no solo hasta llegar a la costa egipcia, sino de ahí, hasta la remota ciudad persa. Durante el trayecto, Robert Cole, que así se llama, se hará pasar por judío, la única manera de viajar en un territorio controlado por los musulmanes. Tras unirse a una caravana de comerciantes donde llevan mercancías y viaja la que será su futura mujer, llega después de casi perecer por una tormenta de arena.


En la ciudad de Isfahán logrará entrar como alumno en la madraza de Ibn Sina donde se asombrará de los conocimientos científicos de medicina, astronomía, química, biología y filosofía que allí se imparten. Conseguirá aprender y experimentar todo lo que pueda en el tiempo que dura el gobierno del tirano Sah, atacado por los Selyúcidas y por el fundamentalismo islámico, que odiaba las prácticas médicas y filosóficas de los judíos. En este periodo descubre junto a su maestro que las causas de la transmisión de la peste bubónica se encuentra en la picadura de las pulgas. También llegará a saber la causa de la muerte de su madre, la inflamación del apéndice, que el aprenderá a extirpar, estudiando el interior de un cadáver, una práctica prohibida por la religión, y que le llevará a curar al propio rey persa y a ser condenado a muerte.


Al final vuelve a Inglaterra y transmitirá aquellos conocimientos aprendidos en un hospital que funda en la ciudad de Londres. Esta peripecia constituye una larga película de aventuras, bien ambientada, que se hace entretenida al espectador. El transfondo histórico nos informa de aquellos tiempos de la Alta Edad Media en la que el ser humano se hayaba sometido a los dictados de la religión que ocupaba todos los aspectos de la vida. Por un lado la cristiana, por otro la musulmana. Al margen, todavía, el pensamiento racional y científico, fruto de la comprobación empírica, que es tenido como diabólico, hasta que logre su desarrollo a partir del Renacimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada