INTRIGA DEL SUBCONSCIENTE

La película, PRESENTIMIENTOS, dirigida y escrita por Santiago Tabernero, basada en una novela de Clara Sánchez, cuenta el suceso que padece un joven matrimonio con un niño que van a pasar unos días de vacaciones en la costa alicantina para recomponer la relación entre ellos. Julia, la mujer, interpretada por la actriz, Marta Etura, sufre un grave accidente nada más llegar cuando tiene que salir a comprar los pañales olvidados. Al marido, Félix (Eduardo Noriega), le avisan que su esposa se encuentra en coma en el hospital. A partir de este momento el espectador visualiza el delirio inconsciente de la mujer que cuenta cómo se pierde a la salida de la farmacia; cómo le roban la cartera y el móvil; y la angustiosa búsqueda de la familia. 


Por otro, la realidad que éste vive cuando tiene que acompañar a la esposa mal herida y llamar a la suegra con la que no se lleva nada bien. En ese tiempo rememora el periodo cuando conoció de manera fortuita a Julia, el matrimonio después que ella quedase embarazada, y el deterioro progresivo del mismo al tener ella que dejar el trabajo y ocuparse de cuidar al hijo. Mientras le atiende en el hospital, descubre por el móvil, que tenía un amante, Marcus, personaje que aparece en el relato inconsciente como el propietario de un club de alterne, llamado La Felicidad, a donde va ella en busca de ayuda, tras perderse, sin documentación, ni dinero. 


Al final, Julia se recupera del coma, y reconstruye de manera positiva, los sentimientos referidos al marido y a su hijo, que había perdido. El argumento se presenta en forma de intriga como una metáfora, al relacionar la experiencia subconsciente y la real, de la crisis afectiva que vive la pareja dentro del matrimonio por la rutina y las limitaciones que supone el cuidado del hogar. Una crisis que lleva a la mujer a intentar recuperar la felicidad siendo infiel a un marido absorvido por el trabajo. El grave accidente le hace ser consciente del valor que tiene la convivencia con su pareja y la maternidad. Éste, simbolizado en el anillo de compromiso, que se pierde y se encuentra a lo largo de la película, permite olvidar la infidelidad de uno y de otro, emprender una vez más, en el dedo de la mujer, el viaje de vuelta a la normalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada