PERSPECTIVAS SOBRE CÉZANNE

El Museo Thyssen de Madrid organiza una exposición dedicada al maestro postimpresionista francés Paul Cézanne (1839-1906). Desde hace 30 años no se celebraba en la capital de España una muestra con este protagonista, que fue en el antiguo Museo Español de Arte Contemporáneo por la misma época del año y organizada por el Ministerio de Cultura. Esta vez en cambio, el conjunto de obras artísticas reunido en CÉZANNE SITE/NON-SITE es menor y de una manera diferente, que no atiende tanto a una sucesión cronológica de piezas, como un estudio sobre el propio artista.

Naturaleza muerta con flores y frutas, 1890
La exposición actual parte de la idea que la pintura de Cézanne ha sido tergiversada por los cubistas al reducirla a un juego de formas geométricas. Una idea forjada por Smithson, añadiendo que abría que interpretarla según la perspectiva site/non-site, es decir, como una dialéctica entre el trabajo al aire libre y el estudio. Esta dialéctica se manifestaría en la relación entre el paisaje y la naturaleza muerta. Cézanne cultivaría ambos géneros a lo largo de su carrera artística, algo que le diferenciaría de los impresionistas que apostaron sobre todo por la práctica de la pintura al aire libre. También establecería una conexión conceptual entre ellos.

Retrato de un campesino, 1905-1906.
El planteamiento temático se organiza en 5 secciones: Retrato de un desconocido, que consta de un sólo cuadro, Retrato de un campesino, obra de propio museo, uno de sus últimos lienzos poco antes de su muerte, incompleto, se comprende como una introducción y conclusión de lo que va a ver el visitante; La curva del camino; Desnudos y árboles; El fantasma de Sainte-Victoire, y Juego de construcciones. Títulos que aluden, en primer lugar a la vocación caminante del artista por los alrededores de Aix y su reflejo en la representación repetida de la curva del sendero hacia el fondo que amplia el espacio pictórico. Una trayectoria que no va hacia ninguna parte. Los desnudos se repiten desde el comienzo de su carrera. Aluden a los propios árboles, los castaños solitarios en el paisaje en  Jas de Bouffan, la casa de campo familiar.

Montaña de Sainte-Victoire, 1904
Por otro lado los bodegones de Cézanne están llenos de referencias a los paisajes. Podría decirse que son fruto de la visión del artista sobre los mismos, como aquella que representa a la famosa montaña de Sainte-Victoire. En sentido contrario, y en la última sección, el artista francés representa el paisaje de madurez, como un paisaje construido a base de tres planos como el de la mesa de sus naturalezas muertas, un primer plano vertical, un plano horizontal, y otro plano vertical de fondo.

Casa en Provenza, 1885
Después de disfrutar de la exposición, el visitante y aficionado a la pintura tiene una perspectiva nueva sobre Cézanne para poder interpretar las características formales de su obra. Un estilo que le aleja técnica y conceptualmente de los impresionistas entre los que formó parte, y le aproxima a los planteamientos de artistas como Paul Gauguin y Emile Bernard, aquellos que fueron esenciales para el nacimiento de las vanguardias históricas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada