LA MÚSICA DE LA NOSTALGIA

Cuando un músico, un artísta alcanza la fama, el público conoce su personalidad a través de la obra que le ha llevado a tener éxito. Si quiere un retrato completo, necesita saber de la vida desde la infancia hasta convertirse en una leyenda. Las razones de ser de una manera o de otra. Aquellos factores que influyeron en la producción musical y en las letras de las canciones. Esto es lo que pretende la directora y guionista, Paloma Concejero, en el documental, ANTONIO VEGA: TU VOZ ENTRE OTRAS MIL, sobre la figura del famoso cantante y compositor de obras como La chica de ayer o El sitio de mi recreo.

Nacha Pop
Para ello dispone de unos documentos visuales y sonoros de primer orden. En primer lugar, las propias opiniones del cantante grabadas durante cuatro años en una serie de encuentros para que el escritor Bosco Ussía realizase su biografía. Dichas opiniones aparecen como voz en off durante el documental tratando diversos temas personales. En segundo lugar, la extensa intervención de la familia, especialmente la madre y un hermano músico, así como de la ex mujer, Teresa Lloret, y la madre de la novia fallecida, Marga del Río, que fueron los grandes amores de su vida.

Con Marga del Río
En tercer lugar, los amigos, compañeros y otras voces como algún productor. Aquellos que formaron parte también de la famosa banda Nacha Pop; los músicos que le acompañaron en solitario; lo mismo que aquellos que le acogieron en sus hogares y fueron testigos de su constante huida. Finalmente la fotos y los vídeos familiares grabados por el padre en súper-8, el formato de cine utilizado antes de emplearse el vídeo casero; las grabaciones de las distintas actuaciones y entrevistas en televisión y radio de las que hay testimonio.

En el Bar El Penta
El resultado no ha gustado a la familia a pesar de que sus opiniones y documentos son la base del mismo documental. Es cierto que en determinados momentos se recogen intervenciones muy críticas con el famoso artista, sobre todo de los propios allegados. Antonio Vega recibió una buena educación en el Liceo Francés de Madrid, favorecido por el estatus social de clase media alta en el que nació. El padre ejercía de médico y tuvo cinco hermanos, dos de los cuales murieron antes que él.. Desde la adolescencia destacó por sus dotes artísticas.


Sin embargo fracasó tras aprobar el bachillerato. No pudo continuar los estudios de Arquitectura, ni de Física. Prefirió dedicarse a la música en contra de la opinión de los padres. Al elevado coeficiente intelectual, superior a la media, le acompañaba una personalidad introvertida y tímida, muy volcada a la composición musical, en la que empeñaría la propia salud. No podía afrontar los problemas que le surgían día a día y las drogas, que le influyeron radicalmente, le ayudaban en esta dirección.


Desde joven alcanzó el éxito en la música pop. Luego tras un periodo de crisis, iniciaría la tortuosa carrera en solitario desde finales de los ochenta. Llevó una vida al límite marcada por la toxicomanía, una huída de sí mismo, rodeado en cada momento por la gente que le pretendía ayudar. Siempre mantuvo la lucidez suficiente para continuar componiendo. La muerte de su novia, le llevó casi a la suya propia. Cuando logró remontar el profundo bache, le surgió la enfermedad terminal que pondría fin a su trayectoria, caracterizada por un conjunto de canciones, la banda sonora que evoca con nostalgia un mundo en el que confluyen  la infancia y la adolescencia y aquel interés por los secretos del Universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada