DRAMA SOCIAL EN LA CAPADOCIA

Los miembros del jurado del pasado Festival de Cannes presididos por la directora, Jane Campion, concedieron a la película, WINTER SLEEP (Sueño de invierno), la Palma de Oro, el máximo galardón. Es una obra extraordinaria por la calidad cinematográfica demostrada por el realizador turco, Nuri Bilge Ceylan, varias veces premiado en el prestigioso festival. Tras el visionado de la misma, llama la atención la larga duración, unas tres horas y cuarto, metraje en el que podían entras dos películas, pero que el espectador puede ver sin más problemas, si es atrapado por las diferentes cualidades que tiene.


El argumento se basa en lo que dicen los personajes y en la manera de hacerlo. El protagonista es un actor jubilado, Aydin, que dirige un hotel en Anatolia central, pero que se dedica a vivir de las rentas y escribir en un periódico local. Convive con su hermana, recién divorciada y con su joven mujer, Nihal, que se dedica a proyectos de ayuda para la mejora educativa en la región. La historia muestra las profundas discrepancias entre ellos al relacionarse con el entorno pobre y con la cultura tradicional islámica.


Aydin, protagonista absoluto de la película, pues aparece en la mayoría de las escenas, se ha convertido en un personaje distante de su entorno al que apenas conoce realmente. Posee una elevada cultura fraguada en el teatro y en los estudios universitarios, a la vez que presume con soberbia de su elevada conciencia moral. Lo único que le interesa es escribir para criticar las costumbres tradicionales de las que él es el máximo defensor en el sentido que forma parte de una élite adinerada. Por ello se enfrenta a su hermana, y sobre todo, a la mujer, de la que vive separado dentro del mismo hogar y con la que le separa su afán por resolver los problemas de la gente.


La película, cuyo argumento se inspira en tres cuentos de Chéjov, no tiene apenas acción, y el tiempo fílmico se sitúa en el comienzo del invierno, con la llegada de la nieve, que coincide con el desencadenante de los problemas, con la confrontación entre los personajes, que provoca un antes y un después, una auténtica catarsis. El entorno peculiar de la Capadocia con valles y montañas atractivas por la erosión, favorece el tono transcendental y literario con el que se reflexiona sobre la naturaleza humana, sobre la responsabilidad y culpabilidad de sus acciones. Una apuesta decidida por la libertad individual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada