INTRIGA CRIMINAL EN EL SUR

Los nuevos directores del cine español cuando reciben los medios materiales y financieros para realizar sus proyectos cinematográficos alcanzan altas cotas de calidad. Este es el caso de Alberto Rodríguez que ha dirigido y escrito la película, LA ISLA MÍNIMA, un rotundo éxito en las carteleras. Combina un sólido guión con una extraordinaria puesta en escena que engancha al espectador de comienzo a fin. La acción se desarrolla en las marismas del Guadalquivir en 1980 cuando todavía no había terminado la Transición.


La película narra la investigación de dos policías de homicidios que llegan de Madrid para resolver la desaparición y asesinato de dos adolescentes. Son las fiestas de un pueblo aislado entre arrozales donde la población guarda silencio. Por aquellos años, la mayoría son jornaleros que viven en malas condiciones económicas dependiendo de los bajos salarios cuando se recoge la cosecha. Esto provoca tensiones reivindicativas y la mejor expectativa para los jóvenes es la emigración.


Los policías descubren que además de las dos adolescentes asesinadas, desaparecieron otras dos en los años precedentes. Encuentran que les persuadían con promesas de trabajo y regalos y habían tenido el mismo novio que les llevaba a la casa de un coto de caza donde fueron torturadas hasta perder la vida. Consiguen detener al asesino al final, un hombre que había estado trabajando fuera del pueblo con antecedentes por agresión sexual, y ahora era el guardián del coto.

La resolución del caso hace que llegue la recompensa, para uno la vuelta a trabajar en Madrid, tras ser apartado por oponerse a la dictadura, el segundo, el silencio tras la fama de torturador y asesino en la antigua brigada político-social. Así, la historia principal de la película, se encuentra enriquecida, lo que eleva el valor del guión, por otras que la completan, como estas diferencias de entender la profesión de los dos protagonistas, una democrática y otra autoritaria; los escasos medios con los que contaban; el contrabando y tráfico de drogas en la región, y la implicación de gentes con recursos en el abuso de las menores, aspectos que quedan en suspenso en la imaginación del espectador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada