LA OBRA DE RICHARD HAMILTON

¿Qué es lo que hace...?, 1956
En estos días concluye la amplia retrospectiva que el Museo Centro de Arte Reina Sofía dedica al artista británico, RICHARD HAMILTON (1922-2011), uno de los más agudos observadores de imágenes procedentes de distintos ámbitos de la cultura contemporánea, desde el arte hasta los medios de comunicación o el mundo del consumo. La muestra se organiza en 14 zonas y 23 apartados que dan cuenta de las preocupaciones estéticas y conceptuales del artista, desde 1949, cuando estudiaba en Londres, hasta sus últimos trabajos a comienzos del siglo XXI.

Richard Hamilton
Aunque él siempre se declaró un artista figurativo, transcendió la pintura considerada como tal por el diálogo que estableció con la fotografía, el diseño, la arquitectura, la publicidad, el grabado o la imagen digital. De esta manera las inquietudes iniciales de Hamilton se centraron en el diseño de exposiciones. La primera de ellas, Growth and Form (Crecimiento y Forma), 1951, se muestra en las salas, donde unía lo científico y lo artístico. Por otra parte, fue uno de los creadores del arte pop, del acercamiento a la cultura popular, a través del empleo de imágenes provenientes de la publicidad y el diseño.

The Funhouse, 1956
Queda dicho y demostrado en la exposición que su enfoque sobre la cultura pop es sofisticado y objetivo, sobrio y al tiempo sensual, pero lejano de la ironía de Roy Lichtenstein o Andy Warhol. Entre 1957 y 1963 enumeró las características de este arte: popular (creado para un público masivo), transitorio (solución a corto plazo), prescindible (se olvida fácilmente), de bajo coste, producido de manera masiva, joven (dirigido a los jóvenes), ingenioso, sexy, efectista, glamuroso y un gran negocio.

Swingeing London 67
En esta perspectiva la exposición madrileña muestra su trabajo para This is Tomorrow, (Esto es mañana), donde ideó la instalación The Funhouse, formada por imágenes del cine de Hollywood, la ciencia ficción y la publicidad. Para el cartel y catálogo creó el histórico collage, Just What is it that makes today´s homes so different, so appealing? (¿Qué es lo que hace que las casas de hoy sean tan diferentes, tan atractivas?). También los conjuntos, People (Gente), 1956-1969; Swingeing London, 1968-1969; o My Marilyn, en el que tras ver unos contactos fotográficos en los que la actriz tacha las fotos inadecuadas, él las trasladó a la pintura, para poner en evidencia la confusión entre la persona en sí y su representación orientada al consumo masivo.

Interiores I, 1964
Además, Richard Hamilton indagó en géneros como el retrato, en los conjuntos, Polaroids y Portraits/Self-portraits (Retratos/Autorretratos), la naturaleza muerta o el paisaje, en Productos y Shit and Flowers (Mierda y flores), apropiándose de imágenes existentes o creadas a propósito. Igualmente estableció vínculos tanto con artistas del pasado como contemporáneos, con Velázquez, por medio de Las Meninas, en Interiors I (Interiores I), 1964, en el que afirmaba que cada detalle del interior del cuadro, era un testimonio de la historia de España, como los suyos en relación al mundo actual.

Interiores II
Sin embargo fue Marcel Duchamp una referencia constante en su carrera, desde el principio hasta el fínal, estableciendo un diálogo profundo con su obra. De esta manera en 1966, organizó una exposición antológica del autor en la Tate de Londres en la que reconstruyó El gran vidrio, desde las notas dejadas por el autor en la Caja verde, que el estudió y tradujo al inglés. Por tanto, el completo recorrido sobre la obra de Richard Hamilton, a cuya preparación contibuyó el mismo, ha constituido una cita ineludible para comprender una de las aportaciones más significativas en el arte contemporáneo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada