LA MAGIA SEGÚN WOODY ALLEN

La última película de Woody Allen, MAGIA A LA LUZ DE LA LUNA (Magic in the Moonlight) está ambientada en los felices años veinte. Trata el tema de la magia y los videntes, muy populares en esos años, para hacer una comedia de la realidad científica y el Más Allá. Una comedia que enfrenta a un prestigioso mago, Wei Ling Soo, disfraz del británico, Stanley Crawford, con la joven vidente norteamericana, Sophie Baker, que vive en la Costa Azul, adivinando el futuro y entrando en contacto con los muertos, a cambio de dinero.


La comicidad del guión se basa en la personalidad arrogante, engreida, antipática y descreída de Stanley, producto de una educación entre la alta sociedad, y la simpatía de Sophie, de clase trabajadora, que trata de ganarse la vida a costa de los millonarios. El primero ha sido invitado por Howard, un amigo mago, a la casa de los Catledges, para que desenmascare a la medium, que se está haciendo con la voluntad de la familia. Lo que no sabe es que es una trampa tendida por éste para doblegar su forma de ser, su creencia que no existe el Más Allá, solamente el mundo racional y material.


De esta manera llega a reconocer el talento místico de Sophie de adivinar el futuro y entrar en contacto con los difuntos, una vez que Howard, le haya pasado información sobre su familia y le haya ayudado a esconder los trucos. Sin embargo, surge un inesperado amor entre ellos, que Stanley le cuesta reconocer. Al final, Sophie, que había aceptado la propuesta de matrimonio del joven millonario de los Catledges, renuncia a su favor. Triunfa, por tanto, la magia, no la oculta que nos permite entrar en contacto con otros mundos, sino la terrenal, la del amor, tan incierta e irracional.


El director construye un episodio que entretiene al espectador por el brillante texto y la extraordinaria interpretación de los actores, principalmente los protagonistas, Colin Firth, como Stanley y Emma Stone, como Sophie, que dan vida a dos personajes totalmente contradictorios en cuanto al carácter y la procedencia social y cultural, que llegan a unirse por las necesidades emocionales, humanas que surgen entre ellos, de forma natural,  a lo largo del relato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada