LA SOCIEDAD DE INTERNET

Las tecnologías de la información y la comunicación basadas en Internet están cambiando nuestras vidas. Cada vez dependemos más de nuestros ordenadores conectados a la red. Hoy son imprescindibles, y cada vez más, los teléfonos inteligentes, las tabletas, y los ordenadores. Es un mundo interconectado por los datos personales que circulan online. Desde donde hemos partido está claro, pero no los límites, a donde llegaremos en el futuro. De forma paralela han surgido nuevos problemas sociales relacionados con la utilización de las nuevas tecnologías. Éstas afectan de forma decidida a la enseñanza, a la relación entre los adolescentes, a la de estos con sus padres, y de los adultos en general.


Esto es lo que plantea la película, HOMBRES, MUJERES Y NIÑOS (Men, Women and Children), escrita y dirigida por Jason Reitman, basándose en la novela homónima de Chad Kultgen. Un grupo de familias que llevan a sus hijos al mismo instituto viven una serie de problemas o cambios relacionados con el empleo de los móviles y ordenadores. Una madre soltera ha creado una página web donde cuelga la fotos privadas de la hija que quiere ser artista. En una familia, los dos progenitores son infieles al usar las páginas de contactos. El padre y el hijo ven pornografía en la red para estimular y conocer su sexualidad.


Un joven deja el equipo de fútbol porque prefiere pasar el tiempo jungando a un atractivo videojuego. Una chica obsesionada con su cuerpo se ha vuelto anoréxica y termina teniendo un aborto de un compañero de clase. Todos ellos emplean el móvil y conversan por mensajería instantánea, incluso estando cerca. Por otra parte, hay una madre que ha instalado un sistema que controla y censura los mensajes que llegan a la hija desde distintas redes. Ve las posiblidades de Internet como un peligro. Todas estas historias llegan en conjunto a una serie de conclusiones.


En primer lugar que Internet y la tecnología están cambiando nuestro comportamiento social. Para bien o para mal, no depende de ella, sino de la utilización que hagan los seres humanos en los distintos periodos de su vida. En segundo lugar incrementa la libertad individual y las posibilidades de desarrollo social. No es por tanto un peligro. Limitar el uso responsable a los jóvenes puede ser perjudicial, una amputación de múltiples aspectos intelectuales y afectivos. En tercer lugar, si se ha producido una cierta brecha generacional por el uso intensivo de móviles y ordenadores entre los jóvenes. Sin embargo, los padres llegan a hacer lo mismo, implementan su libertad cuando se incorporan a los beneficios que proporcionan.


La película utiliza en ciertos momentos las imágenes de la nave artificial, Voyager, que partió de la Tierra en los años setenta y en 2013, salió de nuestro sistema solar, tomando una foto de la misma convertida en un punto luminoso perdido en la inmensidad del Universo. Una metáfora que alude a los enormes cambios que se han producido en ese tiempo, pero insignificantes mirados desde otra escala, por lo que merece según el guionista tener una convivencia adecuada entre los seres humanos, y cualquiera podría añadir, no creerse el fin del progreso social, sino una etapa en un largo viaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada