SOROLLA EN ESTADOS UNIDOS

Louis Comfort Tiffany, 1911
En estos primeros días de enero termina las exposición, SOROLLA Y ESTADOS UNIDOS, en la Fundación Mapfre de Madrid. Constituye una amplia muestra de la obra del artista valenciano que muestra el éxito internacional alcanzado primero en Europa donde se dio a conocer en la década de los noventa del siglo XIX, y luego en Estados Unidos, cuando ya había alcanzado todos los grandes premios y honores a los que un pintor español de su época podía aspirar. El conjunto se divide en nueve secciones: Sorolla en Estados Unidos antes de 1909; Huntington, mecenas; Retratos pintados en Estados Unidos y de estadounidenses pintados en Francia; Mar y playas en las exposiciones de 1909 y 1911; Retratos vendidos en Estados Unidos; Paisajes y jardines; El otro mecenas, Thomas Fortune Ryan; Estudios, apuntes y notas de color; y Dibujos y guaches.

Playa de Valencia, Luz de mañana, 1908
La mayor parte de las obras que componen esta muestra corresponden a la época de madurez del artista y fueron coleccionadas por las élites estadounidenses, que admiraban el estilo del pintor, por una parte enraizado en la tradición española de Velázquez, y por otra, plenamente moderno, según las corrientes de la época desde el impresionismo. Tuvo un éxito arrollador por las obras vendidas en las exposiciones de  1909 y 1911, por los encargos recibidos entre esas dos fechas, y posteriores hasta sus últimos años. En gran parte se debió a las demandas del mecenas e hispanista, Archer Milton Huntington, creador de la Hispanic Society of America. También se incluyen los nombres de Thomas Fortune Ryan o Louis Comfort Tiffany, siendo el primero otro de sus importantes benefactores.

¡Triste herencia!, 1899
La exposición es un compendio de las mejores pinturas y de los géneros tratados por el artista. A pesar de obras con un fuerte componente social, como ¡¡ Otra Margarita!! y ¡Triste herencia!, sobresalen los retratos, de los cuales era un maestro excepcional, que representan a los reyes españoles, a la aristocracia norteamericana, y a los intelectuales y escritores; y sobre todo, a través de las escenas de playa, una España mediterránea y luminosa, que le ha dado fama hasta convertirse en uno de los grandes nombres de la pintura de nuestro país. Por otra parte tienen una personalidad original, los paisajes y jardines, y finalmente, los dibujos y guaches.

Niños a la orilla del mar, 1903
El estilo de Sorolla apuesta por la captación de la luz y sus efectos según su incidencia en los cuerpos, la vegetación y el agua. La pincelada se manifiesta con libertad en la superficie del lienzo cuya principal preocupación es la percepción a través del color. La influencia de la fotografía se hace evidente en las composiciones. Un ejemplo claro son los guaches realizados desde la ventana del hotel Savoy de Nueva York. Se sabe que el se inició como ayudante en el estudio del fotógrafo Antonio García, padre de su mujer Clotilde. Así pues, el visitante de la exposición llega a tener la idea de un artista incansable totalmente inmerso en el arte de la pintura, que no puede dejar de dibujar ni cuando está en la mesa de un restaurante como lo demuestran las conservadas en cartulinas del menú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada