FOTOGRAFÍAS DE PABLO GENOVÉS

La Comunidad de Madrid organiza la exposición, PABLO GENOVÉS. EL RUIDO Y LA FURIA. Obras 2009-2014, en la sala del Canal Isabel II. Reúne las fotografías de este artista español de ese periodo residente en Berlín y una primera incursión en el vídeo. El antiguo depósito de agua es un espacio muy adecuado para un conjunto que tiene a ésta como protagonista en su forma más convulsa, cuando inunda  antiguos palacios barrocos, iglesias, bibliotecas o museos llenos de pinturas. También le acompaña nubes de polvo fruto de explosiones y el fuego. El resultado son imágenes de pesadilla, que combinan los lujos de aquellos monumentos históricos con la fuerza dramática de los elementos naturales. Las fotografías son de gran tamaño producto de la aplicación de los efectos digitales.


Los espacios quedan asolados. Los suelos hundidos o llenos de lodo y piedras, tras la fuerza de las aguas y el hielo. Sin duda son imágenes metafóricas que retratan un tiempo de crisis política y económica, de decadencia y desaparición de los valores culturales, como aquél que reflejó el escritor norteamericano, William Faulkner en su novela, El ruido y la furia. El espectador se pregunta, de qué valen los teatros y las enormes bibliotecas que fueron símbolos de una ideología religiosa y cultural imperante, ante las enormes fuerzas de la Naturaleza o la violencia destructiva del presente. 


La comisaria de la exposición, Alicia Murría, afirma que su mirada se tiñe de una cierta melancolía que alude a la fugacidad de las cosas, a su inconsistencia y fragilidad, y al determinante papel que el azar juega en nuestra vida. Por ello hay que establecer nuevas relaciones de respeto con la Naturaleza que estamos destruyendo sin ser consciente de su enorme poderío. Una fuerza dramática que sería indiferente a los más altivos y refinados productos de la inteligencia humana, que destruiría lo que una vez hicieron monarcas al frente de enormes imperios. La fotografía se convierte, por tanto, no en un documento objetivo del presente, sino en una premonición poética del futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada