RETRATO DE UN REFUGIADO

La película, DHEEPAN, dirigida por el realizador francés, Jacques Audiard, recibió la Palma de Oro a la Mejor Película en el Festival de Cannes. Un merecido premio para una historia muy de actualidad, cuando miles de refugiados huyen de las guerras del Oriente Próximo para llevar una vida a salvo en Europa. En este caso el conflicto se encuentra más lejos, en Sri Lanka, cuya guerra civil expulsa del territorio a miles de víctimas. Los tres protagonistas, un hombre, una mujer y una niña de nueve años, sin relación de parentesco van a formar una familia falsa con pasaportes de otras personas proporcionados por los traficantes para cruzar las fronteras.


Dheepan, el protagonista es una antiguo guerrillero tamil que ha perdido a su mujer e hijas. Con la nueva familia ha conseguido llegar a París y viven en una residencia provisional hasta que son aceptados por las autoridades que les envían a un suburbio para trabajar de portero. Las condiciones son muy duras pues tienen que convivir con las mafias que trafican con drogas y la violencia es continua. Ellos apenas saben francés aunque la niña es la que aprende más rápido. Sin embargo, se integran pronto por el buen trabajo que llevan a cabo. El primero haciendo los múltiples oficios que le surgen, y la mujer como cuidadora del padre del jefe de la mafia.


La falsa familia tendrá que enfrentarse a dos graves problemas que podrán en riesgo su supervivencia. La violencia entre los delicuentes con los que conviven de la cual saldrán bien parados a causa de la preparación militar y el arrojo de Dheepan, y la covivencia entre ellos. Yalini, la mujer, quiere llegar al Reino Unido para estar con su hermana. La escena final los muestra ya en este país reconciliados y felices formando una auténtica familia. A parte de la historia, la película sobresale por el estilo sobrio y realista del director, sin ninguna concesión al efectismo, que causa una profunda impresión en el espectador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada