UNA RETROSPECTIVA DE KANDINSKY

Amarillo-Rojo-Azul, 1925

KANDINSKY. UNA RETROSPECTIVA, es el título de la exposición organizada en el CentroCentro Cibeles sobre el influyente artista ruso. Se compone de cuadros, grabados y acuarelas provenientes del Centro Pompidou de París y está comisariada por Ángela Lampe, experta del mismo organismo. Casi todas las obras proceden de la colección privada del artista, que pasó en forma de legado a la institución francesa en 1981, así como, de las donaciones realizada por su viuda, Nina.

Improvisación,1909

La exposición madrileña se compone de un centenar de obras que recorren todo su itinerario vital de uno de los artistas más influyentes del siglo XX. Desde Rusia hasta Munich; de Alemania, hasta Rusia de nuevo; regreso a la Alemania de entreguerras; finalmente, la vida en Paris de la Segunda Guerra Mundial. De esta manera, la muestra se concibe en cuatro capítulos.  Munich, 1896-1914 es el primero. En ella conoce el Modernismo, y evoluciona desde el Postimpresionismo hasta el Expresionismo de El Jinete Azul. Llegará a publicar su almanaque junto a su amigo, Franz Marc.

Trama negra, 1922

Kandinsky es un teórico del arte, uno de los pioneros de la pintura abstracta. En el periodo alemán antes de la Gran Guerra, escribe el libro, De lo espiritual en el arte, en el que propone una concepción artística que valora la forma, el color y la música, en tanto que síntesis. El conflicto mundial le lleva a un nuevo capítulo, Rusia, 1914-1921, donde vive la revolución bolchevique y participa en la organización cultural del nuevo estado. En estos momentos conoce el movimiento Constructivista, pero los nuevos proyectos artísticos en la Alemania de la República de Weimar, le hacen volver a ese país, en un nuevo capítulo, Bauhaus, 1921-1933. 

Composición IX, 1936

En la famosa escuela de Arte fundada por Walter Gropius, primero en Weimar y luego en Dessau, va a ser un destacado profesor junto al también pintor, Paul Klee. En este periodo su pintura representa más las formas geométricas, especialmente el círculo, al que da un valor significativo, y escribe otra de sus obras teóricas más relevantes, Punto y línea sobre el plano. El ascenso del régimen nacionalsocialista, provoca el cierre de la escuela y califica su pintura como arte degenerado. Así se inicia el último capítulo, París, 1933-1944. En este centro mundial del arte, Kandinsky, entra en contacto con los artista surrealistas, sobre todo, Jean Arp y Joan Miró, de los cuales se influenciará, introduciendo formas biomorfas y haciendo los colores más brillantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada