APUESTA SOBRE LA CRISIS FINANCIERA

El negocio bancario cambió radicalmente al pasar de una actividad monótona, de operaciones similares, con escaso margen, a una más arriesgada, cuando a un norteamericano se le ocurrió unir los préstamos hipotecarios de baja rentabilidad en nuevos productos financieros que podrían dar elevadas plusvalías si se especulaba con ellos en los mercados de renta variable. Se partía del hecho que la situación inmobiliaria siempre era estable porque todo el mundo por norma lo primero que hacía era pagar la hipoteca de su casa. El problema fue que los bancos ávidos de ganancias dieron préstamos a personas que en el fondo no podían devolverles, por una razón u otra. 


De esta manera, ante la concesión desordenada de préstamos hipotecarios se creó una burbuja inmobiliaria, es decir que las viviendas subieron a precios irreales, a la par que cada vez se construían más por las expectativas de altos beneficios, y facilidad de encontrar compradores por las hipotecas de baja remuneración. Las promotoras de nuevas edificaciones obtenían enormes ganancias y los bancos igual al intercambiar valores basados en los intereses de los préstamos. Cuando la burbuja estalló en 2008, se produjo una profunda crisis financiera que se inició en EEUU y se extendió luego a Europa. Importantes bancos norteamericanos descubrieron que los valores basados en las hipotecas habían perdido su valor porque sus propietarios no podían pagarlas. Esto les llevó a enormes pérdidas o a la quiebra como le sucedió a Lehman Brothers.


La película, LA GRAN APUESTA (The Big Short), dirigida por Adam MacKay y basada en el libro superventas de Michael Lewis, The Blind Side, cuenta cómo un peculiar inversor, el doctor Michael Burry, descubrió unos dos años antes de la crisis financiera, que si se comparaba con la gran recesión que hubo en los años treinta del siglo XX, había indicios que esta pudiera producirse de nuevo si se estudiaban índices de riesgo. De esta manera, decidió apostar en corto en la bolsa contra los bonos que reunían las hipotecas, que en ese momento no tenían ningún riesgo. Para ellos dispuso todo el dinero del fondo que manejaba, más de mil millones de dolares. 


Los bancos intermediaros no se lo creían porque por un lado no había ningún instrumento financiero para ello, por lo que crearon uno, un tipo de seguros, y por otra era perder todo el dinero, si se apostaba por la bajada de valores solidos. De esta intención se enteraron dos grupos de inversores de fondos. Uno a través de los propios empleados que comentaban irónicamente este hecho inusual en la discoteca; otro, por un informe que abandonó el propio Michael en la sala de espera de un banco antes de ofrecerles su operación.
Así, lo que hicieron todos fue apostar gran parte de su dinero a la baja de esos productos hipotecarios, que en apariencia eran muy rentables. Para ello tenían que tener solvencia y remunerar hasta que tuviesen pérdidas.


Este hecho se hizo esperar porque el gobierno estadounidense primero no controlaba la especulación con las hipotecas, ni los riesgos, y los bancos, y las propias agencias de calificación falsearon aquellos y las solvencias de los productos, llamadas hipotecas subprime o basura. Al final, todo el entramado se vino abajo, creando enormes pérdidas para los bancos que vieron como desaparecia completamente el valor de estos productos financieros. Se sabe que hubo organismos de inversión que descubrieron por análisis matemático lo que se avecinaba e intentaron vender los productos de riesgo manteniendo el secretismo y amañando el mercado. Fue el tema de otra película reciente.


En la que estamos tratando, los grupos inversores al sacar beneficio especulativo del hundimiento de los valores hipotecarios, multiplicaron su inversión, un hecho extraordinario de hace unos años, que trajo consecuencias muy graves para la economía de Europa, especialmente de países como Irlanda, España, Italia, Grecia o Portugal, donde a la burbuja inmobiliaria en algunos de ellos, se unió la crisis de deuda por que fueron los estados los que tuvieron que salir al rescate de los bancos hundidos por la falta de liquidez ante los préstamos fallidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada