MUJER Y LIBERTAD EN TURQUÍA

Las costumbres sociales evolucionan constantemente. El mundo actual transmite nuevas formas de ser y comportarse por los medios de comunicación y la web. En un mismo territorio se pueden dar cita el pasado, las antiguas tradiciones, y el presente, la modernidad. Los gustos y las modas se transforman, lo mismo que el rol del hombre y la mujer en la sociedad. El problema surge cuando se intenta poner freno a la evolución natural del presente hacia una mayor democracia y libertad en nombre de la defensa del honor, la virtud y la castidad. Este es el planteamiento de la película, MUSTANG de la directora turca, Deniz Gamze Ergüven, multipremiada este año en los distintos escenarios del cine europeo.


El papel de la mujer encarnado en cinco chicas jóvenes, hermanas y sin padres, que viven con su abuela y su tío en un pueblo remoto de Turquía, representan la metáfora de la lucha entre las costumbres antiguas y las nuevas basadas en la libertad e igualdad de derechos. Las jóvenes desbordan vitalidad y belleza, llaman la atención por su relación abierta con los chicos, y no hacen caso de los límites que les imponen sus tutores, muy apegados a lo que dice la tradición respecto al papel de la mujer en la sociedad. Tienen que mantener la castidad para llegar puras a un matrimonio impuesto y ser buenas amas de casa al servicio del varón. De esta manera se mantiene el honor, por lo que no deben vestir de forma llamativa.


Lo que en un principio es el comienzo de la vacaciones de verano y la diversión, se transforma en la progresiva pérdida de libertad hasta llegar al drama. La abuela y el tío encierran a las cinco hermanas en casa, después de haberles quitado la posibilidad de utilizar el teléfono y el ordenador y les obligan a llevar vestidos largos. Además van a concertar el matrimonio con las dos chicas mayores, en la que una rechaza la nueva situación. El querer hacer lo mismo con las dos siguientes, va a desencadenar la tragedia. Una de ellas ante el destino que le espera y los abusos que le somete el tío, se suicida. El final es la huida hacia Estambul, donde les acoge su profesora.


El espectador nada intuye al principio del verdadero sentido de la narración. Lo que parece un tono hasta cierto punto de comedia representado por cinco jóvenes, van descubriendo la derrota de la belleza y la alegría, por la defensa de la virtud y la castidad que encubre la violencia y opresión que ejerce la sociedad tradicional sobre la mujer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada