RETRATO DE UN TIEMPO JOVEN

Una obra cinematográfica cuenta una historia en un determinado espacio de tiempo, pueden ser años o unas pocas horas. En los dos casos se tiene que emplear una elipsis del mismo porque sería practicamente imposible reflejar el tiempo real. Noventa minutos o dos horas no dan margen para ello. La buena técnica consiste en que dicho paréntesis no se note en la narración visual. Los acontecimientos entonces fluyen de manera realista ante el espectador. Pueden suceder muchos o pocos según un determinado ritmo complementario que configura el resultado final. En la película, TODOS QUEREMOS ALGO (Everybody Wants Some!!), dirigida y escrita por Richard Linklater, estos dos aspectos se muestran con gran brillantez.


Esta vez el director norteamericano nos lleva a septiembre de 1980 a los tres días previos del comienzo de curso universitario en un campus donde se van reuniendo los estudiantes que llegan para continuar o iniciar sus estudios. Se agrupan según sus inquietudes principalmente. Los protagonistas son los miembros del equipo de beisbol, alojados en una casa próxima al recinto universitario. Han podido estudiar porque fueron los mejores de ese deporte en el instituto. Saben que comienza una nueva etapa en su vida. Posiblemente algunos, serán jugadores profesionales. Tienen en su mente que no deben ponerse límites para conseguir sus objetivos.
  

Hasta el comienzo de las rutinas de clase el lunes, veteranos y novatos confraternizan y tratan de pasar el tiempo. Buscan la diversión continua, acudiendo a los bares y discotecas próximas. Aunque tienen prohibido llevar chicas a la residencia y beber alcohol, no hacen caso. Las horas previas al comienzo del curso se hacen infinitas, por lo que buscan bailar y tener sexo con ellas. Alguno, también, descubrirá el amor, precisamente con una joven, culta y refinada en las antípodas de un deportista. Los protagonistas prueban los distintos estilos de música y de vestir, la disco, el country, el punk, en un tiempo donde pervivían las formas estéticas de los años setenta.


Se retrata por tanto un tiempo pasado a través de un grupo de jóvenes universitarios que van a labrarse su futuro. Cada uno de ellos se concibe como una perspectiva difierente, una psicología propia para entender su manera de enfrentarse al mundo. En el campus, esos rasgos ya se descubren y se uniformizan con otros de gustos semejantes pero provinientes de lugares distintos. Tras los exitosos primeros días de contacto, comienza un tiempo nuevo, de estudio y diversión, solamente hay que saber vivirlo de la mejor forma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada