INSTINTOS BÁSICOS


El famoso director Paul Verhoeven vuelve a las pantallas de cine con la película francesa, ELLE, basada en una novela de Philippe Djin. Es una ficción entorno al personaje de Michéle Leblanc (Isabelle Huppert), cuyo padre cumple una condena de cadena perpetua por ser un asesino en serie. Dirige una empresa de creación de videojuegos junto a una amiga. Está divorciada y vive con un gato, y toda la historia comienza cuando un día entra un enmascarado en su casa y la viola. Se promete descubrir quién ha sido, aunque no llama a la policía. Éste agresor mantiene el contacto con ella mandándole mensajes al móvil o entrando de nuevo en su casa. Un día vuelve a intentar violarla, pero le clava unas tijeras en la mano.


Descubre que es un vecino muy amable que vive enfrente de ella junto a su mujer, una joven muy religiosa. La protagonista se había echo amiga de ellos y les había invitado a la cena de Navidad. Quería seducir al marido un apuesto inversor,  y se va a dar cuenta entonces, que la forma que tiene éste de tener relaciones sexuales con las mujeres es empleando la violencia. Un día las cosas le van a salir mal, porque después de llevar a Michèlle de regreso a su casa, y que ésta le amenazase con denunciarle, la va a intentar violar. En ese momento entrará el hijo de ésta y al ver la escena, le golpeará con un tronco de leña en la cabeza, matándole.


De esta manera termina esta historia que no busca razones para el comportamiento de los seres humanos, sino mostrar y que el espectador juzgue o se entretenga con lo que ve en una mezcla de géneros cinematográficos, intriga, terror o comedia. Sin embargo evidencia los motivos instintivos o primitivos del ser humano, no educados, de naturaleza sexual o violentos, en el personaje de la protagonista, Michèlle, y en el de su entorno familiar o amistades. El marido de su socia en el negocio de los videojuegos tiene una relación con ella. Aquella, cuando se entere le expulsará de casa y querrá mantener otra. Su exmarido tiene como pareja a una joven profesora de yoga. El vecino de enfrente tiene un lado oculto frente a la apariencia normal.


Por tanto, la película muestra una surrealidad, el lado subyacente del ser humano en su relación social, que puede ser de motivación sexual o violenta, o las dos juntas. En los personajes, las leyes y las normas sociales no son lo más importante, sino la propia acción de los hechos que se cuentan o que viven. Éstos se narran en la película con un ritmo rápido a la manera de ver un vídeojuego, una ficción descarnada con las únicas reglas que impone la dinámica de la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada