RESPONSABILIDAD Y CORRUPCIÓN


Los países democráticos son estados de derecho donde la ley rige en todas las expresiones de la vida de los ciudadanos, desde lo más cotidiano a los grandes temas de estado. Por otro lado, en los estados fallidos o no suficientemente consolidados, para obtener cualquier servicio, impera la corrupción. Para visitar al médico y saltarte la lista de espera; para obtener una subvención o una beca. Todo el mundo debe guardar su turno independiente de sus influencias o condición social. El director rumano, Cristian Mungiu, que obtuvo un merecido Premio al Mejor Director en el pasado festival de Cannes con la película, LOS EXÁMENES (Bacalaureat), describe los usos corruptos en la vida diaria de la Rumanía actual, aquellos que las nuevas generaciones deben conocer y rechazar.


El protagonista de la historia es un médico que desea ante todo que su hija consiga alcanzar la beca que le han concedido en Inglaterra. Tiene que pasar para ello los exámenes finales del bachillerato y obtener como mínimo un nueve. Romeo, como se llama el médico, tiene una amante que está embarazada y con su esposa han llegado a un acuerdo, que si la hija logra la beca, se separarían. Los hechos se complican cuando la hija antes de empezar los exámenes es agredida en la calle para violarla y robarle sus pertenencias. El resultado es una muñeca herida que le dificulta escribir con rapidez y un daño psicológico que le impide concentrarse. De esta manera, el primer examen  que realiza no le sale del todo bien. En ese momento, el padre, empezará a contactar con sus amigos e influencias para que ella consiga la nota necesaria.


El médico y su mujer son ejemplos de aquellos ciudadanos rumanos cualificados que prefirieron quedarse en el país para llevar adelante sus vidas a pesar del ambiente hostil de la sociedad postcomunista y el empobrecimiento generalizado. La inseguridad es común en la vida cotidiana y desean sobre todo que la hija emigre como millones de ciudadanos han hecho para conseguir un mejor nivel. Esto les hace ser responsables y evitar los procedimientos corruptos que surgen en cada momento, aunque no siempre se puede. El remedio vendrá de la hija que tomará sus propias decisiones al negarse a seguir el modo de aprobar indicado por el padre. Al final de la película, ella se gradúa, pero los resultados de los exámenes finales no los conoce el espectador, mientras la existencia de los protagonistas continúa, que es lo verdaderamente importante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada